Análisis de causas de desheredación | Vexo Abogados

Análisis de algunas de las causas de privación de la legítima: Maltrato psicológico en España y falta de trato familiar en Catalunya

Tras la STS 1ª, de 3 de junio de 2014, que sanciona con la privación de la legítima el abandono del testador por parte de los hijos, por considerarlo “maltrato psicológico”, se analizará si es necesario ampliar las causas de privación de la legítima de los hijos.

De acuerdo con la ley, el testador solo puede negar el derecho a la legítima cuando el comportamiento del legitimario se adecúe a algunas de las causas de desheredación o de privación de la legítima. Se trata de conductas graves y severas, siempre imputables al legitimario. A veces, dichas conductas están tipificadas de manera inequívoca (como por ejemplo, la condena a prisión por comisión dolosa de un delito o falta grave con determinada pena de privación de libertad o la denegación de alimentos) y, otras, en cambio, se expresan mediante cláusulas abiertas que facilitan la discrecionalidad judicial (como por ejemplo, infringir gravemente los deberes de familia frente al testador; o cometer una falta grave contra él).

Lo cierto es que no hay nada más alejado del maltrato psicológico que la falta de trato, que es lo que sucede en el caso analizado en la STS de 3 de junio de 2014. La ausencia de trato familiar es aquí una de las causas de desheredación, aunque sin necesidad de averiguar a quién es imputable la mencionada ausencia. El Tribunal considera que siempre es grave y culposa la conducta de quien abandona en manos de terceros o en soledad a sus padres, máxime si estos enferman antes de morir y aunque ello no les coloque en una situación de necesidad material. Ahora bien, es evidente que de ninguna de esas circunstancias tenían conocimiento los hijos, precisamente porque no se hablaban con el padre. Una parte de la doctrina considera que el juicio ha sido excesivo si además resulta que el desafecto podría haber sido causado por el testador, extremo que se desconoce y que debería tenerse en cuenta, dado que el respeto entre padres e hijos es una obligación mutua. En el caso no se tienen en cuenta las razones por las que los hijos se decantaron por la madre una vez separados los progenitores. Tampoco se detalla si el testador o los hijos habían intentado recomponer la relación.

El derecho civil de Catalunya también abarca dos tipologías de causas de privación de la legítima. Por una parte, introduce dos cláusulas de privación de la legítima abiertas: una tipificada como “maltrato grave” (art. 451-17.2, letra c, CCCat) y otra que tipifica como causa de privación la falta de trato familiar con el causante siempre que la ruptura de la relación sea exclusivamente imputable al legitimario (art. 451-17.2, letra e, CCCat). Como en el Código Civil español, en Catalunya también son causas de privación de la legítima las de indignidad (art. 451-17.2, letra a, CCCat; art. 756 CC) y la denegación injustificada de alimentos al testador (art. 451-17.2, letra b, CCCat; art. 853.1ª CC).

La incorporación de una causa de desheredación que tiene en cuenta la ausencia de relación familiar entre el testador y el legitimario puede generar complicaciones respecto a las restantes causas. Por una parte, habrá casos en que la denegación consciente, voluntaria y prolongada en el tiempo, por parte del legitimario podrá ser reconducida a otras causas típicas y, en especial, al “maltrato grave”.

 

logo-footer

SÍGANOS EN:                    

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR