¿Cómo puedo evitar el desahucio siendo inquilino? | Vexo Abogados

Enervar una acción de desahucio es la facultad que tiene el demandado, es decir el inquilino o arrendatario de detener el procedimiento de desahucio iniciado en su contra. Enervar la acción de desahucio consiste en abonar la totalidad de las rentas mensuales debidas, tanto las que le han sido reclamadas en la demanda como aquellas que han vencido con posterioridad a la misma hasta el momento del pago enervador.

¿Cuándo puedo efectuar el pago a efectos de enervar la acción de desahucio?

Una vez admitida a trámite la demanda de desahucio le es notifica al demandado, dándole traslado de los correspondientes escritos de demanda y de admisión a trámite de la misma, otorgándole al demandado un plazo de diez días para que se oponga a dicha demanda o enerve dicha acción de desahucio.

¿Cómo puedo enervar la acción de desahucio?

Como ya se ha expuesto en los párrafos precedentes, enervar la acción de desahucio consiste en pagar la totalidad de lo se adeuda en concepto de rentas impagadas, ya sea abonándole dicha cantidad al propietario o poniéndola a disposición del demandante en el juzgado o notarialmente. Cabe insistir en que para que tenga efecto el pago enervador debemos abonar las cantidades que se reclaman en la demanda, y las que adeude  en el momento en el que se efectúa el pago enervador del desahucio.

¿Qué requisitos debe cumplir el inquilino para poder efectuar el pago de la deuda con efecto de enervar el desahucio?

El pago enervador no producirá efecto cuando el arrendatario o inquilino hubiera enervado el desahucio en una ocasión anterior, es decir, solo se admite a efectos de enervación un único pago enervador durante toda la vigencia del contrato de arrendamiento.

Otro supuesto en el que el pago enervador quedará sin efecto se da cuando el arrendador hubiera requerido el pago al inquilino con al menos un mes de antelación por cualquier medio fehaciente, por ejemplo burofax.

Consecuencias de la enervación del desahucio

Una vez efectuado el pago enervador de las rentas debidas, tanto las cantidades reclamadas en la demanda como las que adeude en el momento de dicho pago enervador, dentro del plazo establecido en el requerimiento (10 días hábiles desde la notificación), el Juzgado dictará decreto declarando la terminación del procedimiento de desahucio, por satisfacción extraprocesal.

Cabe resaltar que de conformidad a lo previsto en el art. 22.5 de la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000, la resolución que declare enervada la acción de desahucio condenará al arrendatario al pago en costas. Esto implica que el pago enervador dará fin al procedimiento de desahucio, pero supondrá la condena en costas judiciales del deudor demandado.

Cambio legislativo

Por último, queremos señalar la modificación legislativa que tuvo lugar con la entrada en vigor de la Ley 37/2011, en virtud de la cual se modificó la redacción del art. 22.4 de la Ley de Enjuiciamiento 1/2000, fijando el momento para llevar a cabo el pago enervador a un momento anterior al acto de vista, y en concreto dentro de los diez días (hábiles) que establece el requerimiento judicial inicial, conforme se establece en el art. 440.3 LEC.

La modificación legislativa reseñada limita el momento en el que se puede efectuar el pago enervador, dado que con la legislación anterior a dicha reforma se permitía el abono de las cantidades debidas hasta el momento anterior a la celebración de la vista del procedimiento de desahucio, habiendo quedado limitado a los 10 días hábiles posteriores a la notificación del procedimiento.

logo-footer

SÍGANOS EN:                    

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR