Autorización de menores para ir al extranjero | Vexo Abogados

¿Es necesaria la autorización del progenitor para que un menor pueda viajar al extranjero?

Existen múltiples Sentencias en el ámbito matrimonial, tanto en procedimientos de mutuo acuerdo como en contenciosos, en las que se prevé de forma expresa la necesidad de acuerdo o autorización entre los progenitores cuando uno de ellos pretenda viajar al extranjero con el hijo común del matrimonio (o pareja de hecho).

Dicha previsión usualmente se reviste de un riesgo a la sustracción del menor, o de la posibilidad de que no retorne del país de origen del progenitor con el cual viajó.

Sobre esta cuestión podemos afirmar con rotundidad que no existe ninguna norma que establezca con carácter general una prohibición al respecto, siendo el criterio jurisprudencial el de permitir viajar al país de cualquiera de los progenitores para relacionarse con sus parientes de allí.

Riesgo de sustracción del menor

La única excepción viene determinada por el riesgo de sustracción del menor, conforme a lo previsto en el art. 103 del Código Civil, el cual condiciona la prohibición de salida del territorio nacional del menor cuando exista riesgo de sustracción, en el mismo sentido el art. 233-1h) del Código Civil de Catalunya, prevé la adopción de las medidas necesarias para evitar el desplazamiento o la retención ilícitos de los hijos, ante la existencia de “riesgo”.

Cabe añadir el art. 236-3 CCC, en el cual se establece que el juez podrá adoptar las medidas que considere necesarias para evitar cualquier perjuicio personal o patrimonial a los hijos en potestad, facultándole dicho precepto a limitar las facultades de los progenitores, exigirles la prestación de garantías e incluso designar un administrador judicial.

La aplicación de las medidas expuestas en los artículos referidos en el párrafo anterior requieren una situación del menor que implique un riesgo o perjuicio reales, concretos, o cuando menos unos indicios que demuestren un riesgo o peligro potencial para el menor. En consecuencia, la medida de restricción de salida al extranjero del menor debe estar fundada y suficientemente justificada, resultando insuficiente la existencia de una mala relación entre los progenitores para imponer tal medida que restringe no solo el derecho del progenitor sino también el del menor a acompañar a uno de sus progenitores al extranjero (SAP de Tarragona de 22-11-2013 y SAP de Tarragona de 3-4-2013).

Siguiendo esta línea se pronunció el TSJ de Cataluña (sec 1ª. A 16-6-2014, rec 50/2014), en la cual reiteró que “…la prohibición de salida al extranjero (del menor) no puede basarse en un riesgo –sin fundamento suficiente…”, considerando la prohibición de salida del menor una medida excesivamente gravosa y carente de fundamento en el caso anteriormente reseñado en el cual se solicitaba el viaje del menor al país de origen paterno (Ecuador).

Convenio sobre los Aspectos Civiles de la sustracción Internacional de Menores

La existencia del Convenio sobre los Aspectos Civiles de la sustracción Internacional de Menores, de 25 de octubre de 1980, es un Convenio multilateral creado en el marco de la Conferencia de la Haya de Derecho Internacional Privado, el cual tiene como objetivo la protección de los niños de los efectos perjudiciales de la sustracción y la retención que traspasen las fronteras internacionales, proporcionando un procedimiento para conseguir su pronta restitución.

En repetidas ocasiones el viaje de un menor al extranjero acompañando a uno de sus padres, con motivo de visitar los países de origen de éstos y sus respectivos familiares paternos/maternos suele generar disputas entre los progenitores. La usual previsión en sentencia judicial de la necesaria autorización expresa de sus progenitores para viajar al extranjero suele estar revestida de un carácter de prevención ante un riesgo de sustracción, en la mayoría de ocasiones este riesgo es absolutamente inexistente y carece de fundamento resultando inaplicable la medida de prohibición de salida al extranjero del menor atendiendo a su desproporcionalidad, además dicha medida de prohibición resulta carente de todo fundamento cuando se pretende viajar a alguno de los países que se han adherido al Convenio sobre los Aspectos Civiles de la sustracción Internacional de Menores, de 25 de octubre de 1980, el cual proporciona un procedimiento ágil y efectivo en relación a la protección de los niños de los efectos perjudiciales de la sustracción y la retención que traspasen las fronteras internacionales, con objeto de conseguir su pronta restitución.

 

logo-footer

SÍGANOS EN:                    

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR