¿pueden invalidarse los test de alcohol? | Vexo Abogados

¿Pueden invalidarse los datos de un alcoholímetro como prueba en un juicio?

Los alcoholímetros oficiales se pueden definir como los aparatos mecánicos de medición del grado de impregnación alcohólica que presenta una persona. El test de impregnación alcohólica no es la única prueba que permite acreditar la concentración alcohólica que presenta una persona, pero se considera la más importante por su fiabilidad y capacidad incriminatoria, siempre y cuando se realice con todas las garantías establecidas. 

La normativa que regula estos aparatos es el RD de 20 de junio de 1994, y en la Orden ITC/3707/2006, de 22 de noviembre, por el que se regula el control metrológico del Estado de los instrumentos destinados a medir la concentración de alcohol en el aire espirado, y que deroga la Orden de 27 de julio de 1994. La Sentencia del TC de 12 de diciembre de 1991 atribuye la aprobación de los modelos de alcoholímetros, única y exclusivamente, al Centro Español de Metrología.

Por tanto, es imprescindible que los alcoholímetros que se utilicen estén homologados y dispongan de certificación de uso vigente. Por ello, la utilización de un alcoholímetro debe acompañarse de una certificación de conformidad que acredite que son correctos sus requisitos esenciales, metrológicos y técnicos. Si se utiliza un alcoholímetro que no dispone de la preceptiva certificación de que está en correcto estado, las mediciones no cuentan con la presunción de veracidad. El aparato más utilizado es el Alcotest Dráger 7110.

Es interesante al respecto la Sentencia de AP Barcelona de 22 de febrero de 2012 cuando manifiesta “Como su propio nombre indica, el resultado obtenido con el alcoholímetro es de muestreo, por tanto meramente orientativo, de modo que si arroja un resultado positivo, determina la práctica de la prueba de detección con el etilómetro evidencial o de precisión, que es el que, cumpliendo con los requisitos de control metrológico, servirá, en su caso, como prueba para determinar el grado de impregnación alcohólica, no así el etilómetro de muestreo, que aún dando un resultado positivo, no podría en ningún caso producir efectos probatorios incriminatorios en un proceso penal, por cuanto no está sometido a los requisitos de control al que sí los está el evidencial.

En todo caso hay que aclarar que no se considera prueba válida la que deriva de un instrumento de detección alcohólica cuyos datos necesarios para su identificación no aparecen en el atestado, ni la que se sustenta en la mera afirmación de que se trata de “alcoholímetros de precisión oficialmente autorizados”, sin hacer constar los datos tal como exige el RGCi desde 1992.

En las Sentencias de AP Zamora de 31 de julio de 1998, y de AP Girona de 11 de junio de 2001 no se admitieron los resultados aportados por los etilómetros ya que no constaba cuándo fue la última vez en que se efectuó su revisión o sus pruebas de verificación o control metrológico obligatorias.

logo-footer

SÍGANOS EN:                    

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR