Documentación necesaria para un divorcio | Vexo Abogados
documentación necesaria para divorcio

La documentación básica que deberá acompañar la demanda de divorcio se encuentra prevista en el art. 770.1ª de la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000 y consiste en:

  1. El escrito de demanda en el cual se expongan los hechos y las pretensiones de la parte.
  2. El certificado de matrimonio, y en su caso, los certificados de nacimiento de los/as hijos/as comunes expedidos por el Registro Civil correspondiente.
  3. Los documentos en los que el cónyuge funde su derecho.

Como se ha expuesto, la documentación esencial que deberá aportarse para iniciar un procedimiento de divorcio es el escrito de demanda al que se acompañan los certificados de matrimonio y de nacimiento correspondientes, cuando existen hijos/as comunes de las partes, además de aquellos documentos en los que el cónyuge funde su derecho. En el procedimiento de divorcio de mutuo acuerdo resulta indispensable aportar además de la documentación señalada un convenio regulador, y ante la existencia de hijos/as comunes de las partes, en la actualidad, resulta exigible un plan de parentabilidad, al efecto de regular las relaciones de los progenitores con los/as hijos/as comunes fruto del matrimonio o de la relación “more uxorio” habida entre las partes.

Cuando nos hallamos ante un procedimiento de divorcio contencioso en el cual existen controversias notorias en relación a las medidas económicas que derivan de la extinción del vínculo que unía a las partes resulta trascendental acreditar documentalmente los extremos en los que se funden nuestras alegaciones tales como la capacidad económica de una de las partes, el desequilibrio que produce la ruptura, etc. El Art. 770.1ª se remite implícitamente al art. 217.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en el cual se establece que le corresponderá al actor (demandante) la carga de probar la certeza de los hechos en los cuales funde sus pretensiones. Asimismo, le corresponde al demandado la carga de probar los hechos que impida, extingan o enerven la eficacia de los hechos en los que el actor funda sus pretensiones.

En consecuencia le corresponde al demandante probar, haciendo uso de los medios de prueba previstos en la ley, los hechos en los que funde sus pretensiones o derechos, y al demandado le corresponderá la carga de probar aquellos hechos que desvirtúen las pretensiones del actor.

Existe una multitudinaria variedad de prueba documental que podremos aportar al procedimiento de divorcio al efecto de amparar nuestras pretensiones económicas o paternofiliales.

logo-footer

SÍGANOS EN:                    

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR