Reforma del C. Penal en lesiones de tráfico | Vexo Abogados

Reforma del Código Penal en cuanto a lesiones de accidentes de tráfico: ¿Cómo nos afecta?

La entrada en vigor de la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, implica que desde el pasado 1 de julio de 2015 el art. 152.2 del Código Penal queda alterado del siguiente modo:

El que por imprudencia menos grave causare alguna de las lesiones a que se refiere el artículo 149 y 150 CP será castigado con la pena de multa de tres meses a doce meses.

Si lo hechos se hubieran cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se podrá imponer también la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de tres meses a un año.

Si las lesiones se hubieran causado utilizando un arma de fuego, se podrá imponer también la pena de privación al poder o tenencia de armas por tiempo de tres meses a un año.

El delito previsto en este apartado solo podrá ser perseguido mediante denuncia de la persona agraviada o su representante legal.”

Como se ha expuesto, la actual modificación del Código Penal requiere que las lesiones derivadas del accidente de circulación sean las previstas en los arts. 149 y 150 CP, es decir, la pérdida o inutilidad de un órgano o miembro principal o de un sentido, así como la impotencia, esterilidad, una grave deformidad o una grave enfermedad somática o psíquica, o la pérdida, inutilidad o deformidad de un órgano o miembro no principal, para que la imprudencia menos grave en la conducción de vehículos a motor entre dentro de la esfera del derecho penal.

La nueva regulación excluye del ámbito penal aquellas lesiones menos graves que tras una primera asistencia facultativa (médica) requirieran un tratamiento quirúrgico posterior. La reforma limita el acceso al ámbito penal de aquellas imprudencias en la conducción de vehículos a motor que deriven en un resultado de lesiones, permitiendo el acceso únicamente a aquellos supuestos graves de imprudencia, y fundando dicha exclusión en el principio de intervención mínima del derecho penal, derivando el resto de imprudencias en la conducción con resultado dañoso a la vía civil, en su modalidad de responsabilidad extracontractual.

En resumen, la entrada en vigor de la reforma del Código Penal supone excluir del ámbito del derecho penal aquellas lesiones menos graves, que no supongan la inutilidad o pérdida de un órgano o miembro principal o no principal.

La mayoría de las lesiones derivadas de accidentes de circulación son lesiones de menor entidad, las cuales suponen una primera asistencia y su posterior tratamiento quirúrgico hasta la estabilización de las mismas. La entrada en vigor de la reforma del Código Penal derivando dichas lesiones a la vía civil supone un mayor desembolso económico para el perjudicado, ya que necesitará representación por abogado y procurador, junto con la valoración de un perito de parte. Con anterioridad a la reforma bastaba con la interposición y la denuncia por el perjudicado para la cual no era necesaria la intervención de abogado, ni tampoco de procurador, y la valoración de las lesiones padecidas la efectuaba el médico forense adscrito al Juzgado.

logo-footer

SÍGANOS EN:                    

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR